jueves, 14 de abril de 2011

"El cuerpo grita...lo que la boca calla"

Amigos: incluyo este texto en el blog porque me interesa ésto de "lo que la boca calla". Estoy incursionando desde el año pasado en las enseñanzas de Lacan, psicoanalista francés, estructuralista que nos demuestra con su concepción del significante, que un sujeto emerge cuando dice -entre otras cosas- lo que le molesta.
Y en este texto están muchas de las cosas, de las afecciones de las que muchas personas se quejan. Claro, en cada una de ellas se pone en juego un sujeto singular. Qué quiero decir con ésto? Que, hasta donde creo entender, estas afecciones/enfermedades son significante sólo para el que lo dice y que sería material de un análisis, sólo así. Entonces, no generalicemos; no es para todos igual.
No sé si está clara la idea. Los invito a opinar.
Gracias
Reflexión de Nelson Torres, Doctor en Psiquiatría (UCV) y experto en Psico-neuro-inmunolinguistica PNIL en Venezuela:
"La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma". (Bach).
Muchas veces...
El resfrío "chorrea" cuando el cuerpo no llora.
El dolor de garganta "tapona" cuando no es posible comunicar las aflicciones.
El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir.
La diabetes invade cuando la soledad duele.
El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta.
El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan.
El corazón afloja cuando el sentido de la vida parece terminar.
La alergia aparece cuando el perfeccionismo está intolerable.
Las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas.
El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza.
La presión sube cuando el miedo aprisiona.
Las neurosis paralizan cuando el niño interior tiraniza.
La fiebre calienta cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad.
Las rodillas duelen cuando tu orgullo no se doblega.
El cáncer mata cuando te cansas de "vivir".
Y tus dolores callados? Cómo hablan en tu cuerpo?
La Enfermedad no es mala, te avisa que te estas equivocando de camino. Me parece bonito compartir este mensaje:
El camino a la felicidad no es recto. Existen curvas llamadas EQUIVOCACIONES, existen semáforos llamados AMIGOS, luces de precaución llamadas FAMILIA, y todo se logra si tienes: Una llanta de repuesto llamada DECISION, un potente motor llamado AMOR, un buen seguro llamado FE, abundante combustible llamado PACIENCIA, pero sobre todo un experto conductor llamado DIOS-

2 comentarios:

Diego dijo...

Un poco aceptando la invitaciòn a opinar y un poco con ganas de decir algo sobre el tema, me parece que, efectivamente, el cuerpo es - y lo ha sido siempre - un lugar de "pasaje" para aquello que nos "pasa" o, más exactamente, un lugar de "detención" cuando no podemos hacer "pasar" el sufrimiento por la palabra. Ahora, de ahí al texto del Dr. Torres, hay varios bemoles... y son del mejor (o sea: peor) sentido común algunas cosas de las que dice. Es un texto que tiene más valor poético que clínico - me permito opinar.
Saludos
Diego R. García

Delta dijo...

Saludos cordiales desde Ecuador , muy interesante y certero texto.
Me has indicado algo que yo intuía, ahora puedo reafirmarlo.
Gracias